CÓMO TRATAR CORRECTAMENTE LOS RASPONES DE TUS HIJOS

No subestimes los raspones, te dejamos un paso a paso para tratar de forma correcta los raspones que suelen hacerse nuestro hijos.

A menudo cometemos el error de subestimar algunos accidentes en la piel de nuestros hijos. Al ser constantes, debido a las inevitables caídas producto de sus actividades diarias, muchas veces minimizamos la correcta atención que se debe prestar a ellos. En Microdacyn60® queremos recordarte que aunque sean pequeñas raspaduras o rozaduras, requieren ser atendidas de manera inmediata pues, finalmente, son rupturas en el tejido del organismo, vulnerables a infecciones. Además, no debemos olvidar que la mayoría de estas lesiones se producen por un contacto fuerte con zonas que suelen ser poco higiénicas como calles, escaleras, rocas, césped, etc.

Como sabemos que estos accidentes pueden ocurrir en cualquier momento, queremos brindarte estos consejos para que estés muy preparada a la hora de cuidar de un raspón que pueda hacerse tu hijo.

Lo principal es que si la caída se produce en algún lugar de tránsito constante como una carretera o una ciclovía, evalúes el riesgo de movilizar al niño y, en caso de que no genere dificultades, lo retires inmediatamente hacia una zona segura. Si por el contrario debes dejarlo inmovilizado en el lugar mientras llega la ayuda profesional, pide colaboración para dar aviso a los alrededores a fin de evitar otro accidente. 

Comunícate con tu hijo constantemente para que te informe de todas las zonas en las que se lesionó y puedas valorar la gravedad de las mismas. De esta forma también podrás evaluar su estado cognitivo: si se muestra confundido, tiene dolor extremo o dificultad para movilizar alguna extremidad debes acudir a un profesional inmediatamente; si estimas que no hay tal gravedad, puedes iniciar el proceso de limpieza. 

Antes de tratar sus raspones debes lavar tus manos con abundante agua y jabón, secarlas con un papel desechable limpio y aplicarte Microdacyn60® para eliminar todos los gérmenes. A continuación, procede a lavar las raspaduras de tu hijo con abundante agua para retirar cualquier partícula de suciedad que haya quedado alojada en en ella y seca suavemente con una compresa limpia. Te aconsejamos recordarle que Microdacyn60® NO ARDE y si es necesario, demuéstralo aplicando un poco de la solución en la zona afectada, esto hará que se tu hijo se tranquilice y te permita hacer toda la limpieza de forma correcta. Aplica Microdacyn60® generosamente en toda el área lesionada, déjalo actuar por 60 segundos y seca nuevamente con una compresa limpia. 

Debes aplicar Microdacyn60® constantemente, pues ayudará a mantener la zona libre de gérmenes y acelerará el tiempo de cicatrización considerablemente. Recuerda que Microdacyn60® no debe diluirse ni enjuagarse. 

Una buena alimentación y una hidratación constante ayudarán a potenciar los beneficios de Microdacyn60®. No dejes de cuidar el raspón hasta que no esté totalmente cicatrizado y recuérdale a tu hijo no hacer actividades que puedan retrasar la curación o agravar la lesión. 

Finalmente, ten cuenta que la mejor forma de cuidar de tu hijo es la prevención. Proporciónale los equipos de seguridad adecuados y mantenlo informado acerca de las normas y precauciones que debe tener en cuenta al realizar diferentes actividades. 

DESCUBRE NUESTROS

PRODUCTOS

DESCUBRE NUESTROS

PRODUCTOS

PARA SABER MÁS

CONTÁCTANOS

PARA SABER MÁS

CONTÁCTANOS
COMPRA AQUÍ
COMPRA AQUÍ

Todos los derechos reservados Microdacyn 2019 Empowered by